RSS

Los vi llegar

12 Nov

patera-sabado-fila

Cien sueños extranjeros. Cien caras diferentes. Cien caminantes hacia nuestro futuro.

Su crucero no llega a ciudades maravillosas ni tiene capitán vestido de blanco. No fueron recibidos por una comitiva del Ayuntamiento, ni con alfombra roja.

Su crucero, cuando llega, es esperado por muchos miembros de las Fuerzas de Seguridad, algunos periodistas, bastantes voluntarios de Cruz Roja y algo de público.

Nosotros estábamos ahí, en el público. Con los brazos cruzados. Con distintos sentimientos revolviendo nuestra conciencia. Expectantes. Sufriendo con ellos. Con impulsos pasionales para ayudarles a correr.

Los mirábamos a la cara para intentar comprender porqué arriesgan su vida. Porqué son tan valientes. Porqué no tienen miedo al presente solo pensando en un futuro mejor.

Yo los ví llegar, y no hice nada.

Juanjo López

Y tu, ¿qué opinas?

Pd: ¡Cuanto debo aprender de ellos!

 
28 comentarios

Publicado por en 12 noviembre 2008 en MOMENTOS DE CORDURA TRANSITORIA

 

Etiquetas: ,

28 Respuestas a “Los vi llegar

  1. Enrique

    13 noviembre 2008 at 2:28 pm

    Nosotros no somos responsables de las calamidades del mundo en el que ellos viven. Tampoco hemos de tener la obligación de sufragar con nuestros impuestos el coste que su atención en nuestro país tiene. Sería mucho más barato para nuestras arcas públicas enviar más dinero a países como Marruecos para que se esfuercen por contener esta inmigración masiva, incontrolada e indeseada.
    Bastante tenemos nosotros ya con nuestro paro y nuestra crisis para que vengan estos con cara de pena a exigir derechos a nuestro país. Esos derechos que no son capaces de conseguir en sus lugares de orígen. Ya está bien de tanta hipocresía, seamos claros. Aquí no hay sitio.

     
  2. Enrique

    14 noviembre 2008 at 2:11 pm

    Y digo más! Menos mal que el señor Rajoy ha puesto encima de la mesa lo que teníamos que haber hecho hace mucho tiempo. Ampliación de los días de internamiento! Si antes de coger los barquitos saben lo que les espera, seguro que se lo piensan más veces antes de subirse en ellos y poner a sus hijos en peligro de forma irresponsable.

     
  3. PilarB.

    14 noviembre 2008 at 3:53 pm

    Enrique el hambre no tiene cara.Digo mal si tiene cara y muchas de ellas
    Esto es un signo mas de que el capitalismo ha fracasado.
    No tenemos que darles dinero, siempre, siempre ayudarlos a que sus riquezas
    sean de ellos, no de los países que los explotan.
    Mientras doy mi enhorabuena a las fuerzas de seguridad del Estado

     
  4. Enrique

    14 noviembre 2008 at 6:00 pm

    Y que tiene que ver que el hambre tenga cara o no, para que sea mi país con mis impuestos el que se tenga que hacer cargo de eso. Yo trabajo cada día y me gano mi pan y el de mis hijos. Para nada impido que los africanos trabajen por ellos mismos y tengan sus propias riquezas. El capitalismo no ha fracasado, el problema es que ellos son vagos por naturaleza y así les va.
    Y yo no le doy la enhorabuena a esos que permiten que cada día tengamos más robos en nuestras calles, más vandalismo, y más africanos vendiendo cd´s quitandole negocio a los que religiosamente pagan sus impuestos para vender los originales.

     
  5. Ángel

    14 noviembre 2008 at 6:59 pm

    Ante todo Juanjo, enhorabuena por haber reflejado este momento en palabras y con esa imagen , que a algunos todavía nos parecen desgarradora.
    En segundo lugar, voy a tener que contestar con rotundidad a los comentarios que aqui hace “Enrique” que ni da datos porque no creo que nadie pudiera decir esta sarta de ideas egoistas dando su nombre y sin avergonzarse.

    Primero, Enrique vive en un pais en el que por los impuestos de todos, pudo ir al colegio, es decir , tener educación, gracias a que nació en esta época y en este país. Además de educación ha tenido sanidad gratuita Tener la opción a encontrar un trabajo y formar una familia, y además qeu sus hijos nazcan sanos y fuertes, y con comida para llevarse a la boca (la ganara el con su trabajo o no) Además ha podido beber agua, porque la hay, y a vacunarse contra las enfermedades que podrían haberle matado de niño. Ha vivido y nacido en un pais democrático, con derechos, y en paz, sin que no hubiera nadie que pudiera atentar contra sus libertades ni su vida.

    Le recuerdo esto a Enrique, para que agradezca donde ha nacido, y lo facil que ha sido su vida. Le recuerdo, que trabajar lo ha tenido como opción. Que tiene comida para comer, que puede beber agua no contaminada, que puede votar, que puede vivir en paz, que peude tener hijos sanos y que encima el estado va a cubrir si algo de esto falla.
    .
    Le hago reflexionar y que se imagine que no hubiera tenido nada de esto, porque hubiese nacido en África (ese continente que dice el de vagos) Le intento imaginar si no hubiera tenido una educación decente (que aquí la tuvo y no aprendió valores) Le intento hacerse imaginar que sus hijos no tuvieran nada que llevarse a la boca porque con su trabajo no hubiera tenido suficiente dinero para comprarlo, o simplemente no hubiera lo que comprar. Le hago imaginarse, que sus hijos no tuvieran sanidad que cubrieran las vacunas básicas. Le hago imaginarse que sus hijos estuvieran famélicos o enfermos y no pudiera solucionarlo. Le hago imaginar que viviera en un páis en guerra y que no supiera si mañana va a morir o a vivir.

    Qué haría el? Un trabajador excelente y comprometido? Sin trabajo, ni educación, ni dinero, sin medicinas, y con hambre y amenazado de guerra. El haría lo mismo que hacen ellos y es intentar progresar.

    España, no va a poder ayudar a todos, pero quizás si pueda esperar a algunos. España ha necesitado a estos trabajadores, y ahora que está más dificil la situación tiene que ser responsable y darles lo que nos han aportado. Y le digo a Enrique, los que vienen a trabajar, son igual de trabajadores que el o más, nada de vagos, y pagan impuestos EXACTAMENTE igual que el . Se merecen lo mismo que el. Y más le digo, que si se siente mejor diciendo que es español y que por eso se merece más, miente. Porque el español no es ese carca de hace 40 años, sin educación que creia que los inmigrantes son un problema. El español de verdad, los que somos mayoria en este pais solidario, somos los que toleramos que esta situación sea así. Porque creemos que todo el mundo tiene derecho a progresar.
    .
    Así que sepa que se está quedando vacío de sentimiento español de verdad, porque esa ya no es la definicion de español de ahora.
    .
    Y la vergüenza es encontrarse con alguien que les de un trabajo peor remunerado por ser extranjero, o sin medidas laborales justas. Eso si es una vergüenza.
    .
    Muchos españoles tuvimos que ir a trabajar fuera, y nos avergonzavamos de como nos trataban los alemanes, veamos ahora, como tratamos nosotros a los que vienen.
    .
    Y que dé gracias Enrique, porque hasta a inútiles sociales como él, el estado le amparará cuando tenga alguna desaveniencia de la vida. Que dé gracias por haber nacido en este país lleno de oportunidades, en el que la vida con trabajo y esfuerzo siempre es posible. Porque en otro país menos fácil, hubiera fracasado por su intolerancia, egoismo , egocentrismo y patetismo.

     
  6. Enrique

    17 noviembre 2008 at 2:33 pm

    Vaya! Nos ha caido un “Ángelito” del cielo. Para mis próximos comentarios incorporaré mi fotocopia del DNI, como parece que haces tú, para que vean que mi nombre, como bien refrendó el santísimo Padre que me bautizó, es Enrique.

    A la gran Alemania se fueron con contratos de trabajo, y los que llegan a nuestras costas no tienen ni la partida de bautismo.

    A muchas familias como la mía, nos parece una injusticia que vengan gente de fuera y que nos quiten el trabajo. A ellos no les importa cobrar la mitad de lo que me pagaban a mi antes de perder mi trabajo. Pregúntale a mis vecinos, han perdido todos sus trabajos. Han contratado a rumanos y les pagan un 70% menos. ¿ Dónde está ese estado social del que hablas?

     
  7. Enrique

    17 noviembre 2008 at 2:38 pm

    Y encima, los moros estos, cuando mi mujer va a recoger a mi hija del colegio, la miran mal por no llevar el turbante ese y por conducir un coche sóla. Encima tenemos que soportar eso. Y tú me vienes con tonterías de que nadie atenta contra tu libertad.

     
  8. Un Español

    18 noviembre 2008 at 12:02 am

    Yo soy de los que opina que con la globalización económica la desigualdad entre el Norte y el Sur, o el primer y tercer mundo, se esta produciendo un flujo de inmigración importante (no tan alarmante como algunos quieren hacer ver), y que no va a parar de ninguna forma. Todo depende de como quiere usted tratar a los inmigrantes: les quiere aceptar en su país y convertirlos en ciudadanos de pleno derecho, como en Inglaterra, o les quiere tratar de criminales, como piden muchos aquí. Te invito Enrique a que te des un paseo por Londres, Paris, Holanda o Berlin. Si coges un autobús, de sesenta serás el único blanco. El resto negros, árabes, asiáticos, una pareja brasileña… A los que haceis un vínculo entre inmigrantes y criminalidad que echad un vistazo a las estadísticas de criminalidad en Londres, una de las ciudades mas diversas del planeta. O de Toronto, o de Vancouver… Hay mucha gente que no ha salido de su pueblo en su vida y se están perdiendo la mitad de la película.

    Termino diciendo que primero fuimos a por los inmigrantes y como yo no era, no me importó, luego fuimos a por los homosexuales, pero como yo no era me dio igual, luego fuimos a por los gitanos, como yo no era me dio también igual. Al final vinieron a por mi pero ya era demasiado tarde.

     
  9. Ángel

    18 noviembre 2008 at 12:43 am

    Lo primero de todo, Enrique, que sepas que mucha gente no tiene el certificado de bautismo. Pero de religión hablamos otro dia. Por ejemplo, yo no pertenezco a tal club en el que meten a los niños que no deciden desde pequeños. De los derechos de los menores hablamos otro dia.

    En segundo lugar, veo normal que tengas miedo a que te quiten el trabajo. Tu estás acostumbrado a no tener qeu esforzarte para tener un trabajo, a no tener competencia y a no estar formado lo suficiente. Es normal que si llega un inmigrante con más ganas de trabajar que tu, te quite el trabajo. Pero por tu ineptitud, ya te lo dije en el otro comentario, no porque los inmigrantes ventan a robarte el trabajo. Cualquier español mejor formado te dejaría en el paro si hubiera competencia.
    .
    Además ya te conté , que lo mismo, hasta tu “paro” lo pueden pagar gracias a la contribución de los inmigrantes. Aunque te fastidie.
    .
    Si a Alemania se fueron con contrato, es porque el gobierno alemán de aquellos tiempos lo favoreció, al igual que aquí vienen muchos también con contrato de trabajo. Y bueno, eso de que alemania era Grande… habría que verlo, que en los años 50 y 60 estaba lleno de pobres media Alemania y la otra media explotando a trabajadores turcos y españoles para poder resurgir de la posguerra mundial . Te puedo asegurar que no era un Gran país, pero no soy yo quien te enseñaré historia.
    .
    Otro de tus problemas, es que compites con los inmigrantes, parece ser que en los trabajos que ellos aceptan hacer por la mitad. Por que no criticas al empresario que les contrata sin papeles y sin contrato? De quién es la culpa? Y esos empresarios, son , al igual que tu, ESPAÑOLES y bastante fachas…. Ves de quién es la culpa? No del inmigrante, si no del empresario … Pero eso sería hacer un análisis demasiado complicado.
    .
    Aunque creo yo, que si viene gente competitiva, si los contratos se hacen justos, y la gente espabila, España puede ir a mejor… porque los que tanto protestan como tú, empezarían a ser mejores TRABAJADORES. Que somos muchos y cada vez menos trabajadores buenos. Yo estoy tranquilo, por que si me considero un buen trabajador.

     
  10. Trini

    18 noviembre 2008 at 5:21 pm

    Enrique, no puedo en ningun caso compartir tus afirmaciones y opiniones sobre el fenómeno migratorio actual. Entiendo que en la sociedad y el mundo deben existir opiniones de todo tipo, y como soy una mujer tolerante, respeto que haya personas que piensen distinto a mi. De lo que si estoy segura es de que algunas afirmaciones realizadas en tus ultimos comentarios son erroneas, igual desconoces la historia de este país, o lo mismo, te ciega el rencor y desprecio que por alguna razón manifiestas claramente al referirte a los inmigrantes. Cuando digo, que desconoces la historia, me refiero a que muchos españoles cruzaban las fronteras campo a través, sin contrato, con una sola mochila y algo de dinero, sin saber lo que les esperaba, igual que ocurre ahora aquí con personas africanas y de otros lugares del mundo. El deseo de mejorar, de ayudar a la familia es tan limpio, tan de entender, tan de comprender, que tengo que contar hasta diez para poder ser tolerante con las personas que opinan como tú. No obstante, me contengo, y te hablo con mucho respeto. Me pregunto, ¿que harias tu si vieses a tu hija enfermar de hambre? ¿acaso no buscarias en culquier lugar y de cualquier forma una vida mejor para ella? Estoy segura de que si, y estoy segura de que no pueden existir personas que no se compadezcan de estas tristes historias. En el fondo, tú tambien sabes que no es justo.Y si las hay, me compadezco yo de ellas, porque deben tener un corazón de hielo y una triste vida solitaria, superflua… Por cierto, te recomiendo que veas la pelicula “El tren de la memoria”.

     
  11. Enrique

    18 noviembre 2008 at 6:51 pm

    Parece que las mentes solidarias salen debajo de las piedras. Apuesto lo que sea, a que todos vosotros que aquí habláis teneis vuestros trabajitos y seguís cobrando lo mismo que hace un año. Y apuesto también a que el señorito Ángel, competente y bien preparado como él sobradamente se considera, no tiene pantalones para pedir un aumento de sueldo -que a juzgar por sus conocimientos merecería-, pero claro, es muy fácil acusarme de incompetente, sin conocerme, y por supuesto, cargar todas las culpas contra los empresarios. ¿ Y por qué no también contra el gobierno?

    Vale, yo no tuve oportunidad de ir a la universidad, pero trabajé desde los 12 años, ayudé a mis padres a salir adelante, y fui capaz de hacer una familia y de dar estudios a mis hijos. A mi nadie me ayudó. Nadie. Y sin embargo, ahora, cuando casi no puedo alimentar a quienes tanto quiero, cuando los putos bancos están a punto de quitarme mi piso -que fue la ilusión de mi mujer y de mis hijos-, cuando veo a todos mis amigos en el paro, resulta que mi gobierno, el que no me dio la oportunidad de estudiar, el que no me facilitó una vivienda digna, el que nunca me ayudó por mucho que vosotros digais, se dedica a pensar ayudas para los que vienen de fuera. Y yo no digo que ellos no tengan hambre, ni tampoco que no sufran. Lo que digo, es que yo nací aquí, y mis hijos también. Y nosotros tenemos derecho a ser atendidos primero. Y si sobra, pues no tengo inconveniente en que se l0 den a los demás. A mi no me vais a enseñar lo que es la solidaridad. Llevo toda mi vida trabajando por los demás.

    Y yo no veo películas porque no tengo dinero para alquilarlas. Que le vamos a hacer. Aunque le agradezco su tono.

     
  12. Enrique

    18 noviembre 2008 at 6:53 pm

    Y yo que sé donde coño está Toronto o Vancouver. Joder, que a mi nadie me regaló ningún viaje y nunca pude costearmelo.

     
  13. lucia

    19 noviembre 2008 at 12:19 pm

    Enhorabuena Enrique has conseguido que todo el mundo te conteste a ti en vez de al que hizo el primer comentario. Siempre es necesario meter caña para que la gente reaccione verdad? siempre hacen falta personajes como tu a los que el resto de la sociedad parece que necesita convencer de algo pero os digo a todos los demás que es inútil cuando las mentes están cerradas, es una desgracia pero no se pueden traspasar muros.

     
  14. Enrique

    19 noviembre 2008 at 5:23 pm

    Todos criticais mis comentarios, pero nadie dice nada de mi situación. Como se nota que vosotros teneis otra bien distinta. Mi mente está abierta a los injustos como vosotros que preferis ayudar antes a los que están lejos sin caer en la cuenta de lo mal que lo pasamos aquí algunos.

     
  15. Trini

    20 noviembre 2008 at 12:32 pm

    Amigo Enrique, te diré que me preocupa tu situación al igual que la de todas las familias española que se están viendo afectadas por la crisis. Tenemos un grave problema, y por supuesto no debemos darle la espalda. El que me preocupen las personas que se juegan la vida en el mar cruzando las fronteras hacia el primer mundo, no significa que no me afecten otros problemas. Se puede padecer por mas de una historia la vez, el ser humano tiene una capacidad de sentir sin límites, y por supuesto, entiendo y me preocupa mucho tu situación. No tengo una vida muy distinta a la tuya, reconozco que a dia de hoy soy afortunada porque tengo trabajo desde que era muy joven, pero procedo de una familia igual que la tuya, mis padres son trabajadores, que han sufrido, luchado y padecido otras épocas de crisis. Mi padre emigró a Suiza cuando yo era pequeña porque aquí no había trabajo, pasó largas temporadas lejos de nosotros, y mi familia lo pasó mal. Sin embargo, mis padres nos inculcaron desde pequeños a mi hermano y a mi, el valor del esfuerzo y del trabajo para conseguir las cosas que se desean, para superarse a uno mismo, para ser feliz sin necesitar demasiado y lo más importante, me transmitieron un sentido de la justicia que admiro en ellos. Nunca he oído a mis padres hacer comentarios despectivos hacia los que son diferentes, hacia los que tiene mas o menos, ellos han luchado, como haces tú, y han pasado épocas mejores y peores. Te digo esto, para explicarte que yo soy así y pienso así, no porque tenga una vida mejor que la tuya o porque tenga un trabajo, soy así, porque me han educado así, y por tanto, pienso de forma distinta a ti. Amigo te entiendo, y no se a que te dedicas, pero deseo que tengas mucha suerte y se mejore tu situación pronto, si está en mi mano ayudarte, no dudes que lo haré.

     
  16. Gerardo

    20 noviembre 2008 at 5:51 pm

    Amigo Enrique, tengo que admitirte que has hecho que siga con especial atención tus reflexiones. No te miento si te digo que, la mayoría de ellas, aunque me duelen, no me asombran. Representas una forma de pensar, una forma de sentir, una manera, en definitiva, de ver las cosas.

    No puedo decir que adolezcas de falta de raciocinio; pero si puedo –y debo- pensar que, lo que no eres, es una persona razonable.

    “Apuesto” –utilizando una de tus expresiones – a que el revestimiento de tu corazón no está hecho de un material distinto al del mío. “Apuesto”, igualmente, a que ver la foto de esa pobre -y valiente- gente, te produce la misma tristeza y emoción que a mi. “Apuesto”, amigo Enrique, a que alguna vez, también te atreviste a ponerte en su negra piel e imaginaste, para ti, su desesperación, su soledad. No me engañes, Enrique, seguro, incluso, que llegaste alguna vez a oler el perfume de sus esperanzas.

    Y no me acuses de seleccionar el sufrimiento y preocuparme de los que no están cerca. Siento tanto el de ellos como el tuyo y el de los tuyos. Con una diferencia, Enrique: tu fortuna, créeme, no es la de ellos; tus expectativas, por suerte para ti, tampoco guardan relación con el futuro que a ellos les aguarda.

    Quizás nunca lo pensaste, Enrique, pero el que tú nacieras aquí, obedeció a un hecho puramente aleatorio. Fue una cuestión de lotería natural. Los dos lo sabemos. Ambos, podríamos haber nacido unos kilómetros más abajo. Y si así hubiera sido, estoy seguro de que tú, haciendo gala de tu espíritu luchador, hubieras elegido para los frutos de tus entrañas, esos por los que tanto has sufrido, una tierra que te garantizara un futuro más prometedor. Y hubieras arriesgado, como arriesgaste en su día tu casa al firmar tu hipoteca, unas horas de frío y oscuridad en la traicionera mar. Porque tú, Enrique, también estarías en posesión de ese derecho que a todos nos asiste, que nos es otro que el derecho a SOÑAR.

    Pero fíjate, Enrique, aun conscientes de tu egoísmo racional, también estamos dispuestos a preocuparnos por tu familia y por ti. Donde quiera que habites y donde quiera que mires después de cada amanecer, piensa que somos muchos los que seguiremos luchando para que algún día cambies tu forma de sentir y de pensar.

    Ánimo, Enrique. Estoy convencido de que puedes.

     
  17. lucia

    21 noviembre 2008 at 10:08 am

    Es el momento de dejar de criticar a Enrique y de poner en tela de juicio nuestras mentes y preguntarnos ¿que se ve en esa foto? ¿que quiere decir esa foto? ¿quien hizo esa foto y con que fin? a alquien le importará esa foto mañana?, probablemente no porque habrá otra parecida, todas son parecidas verdad?, son esa masa negra con mantas rojas que salen en los periodicos:
    Biemvenidos a la deshumanizacion de lo humanidad!

    A alguien se le ha ocurrido pensar quien son esas personas, como se llaman, de donde vienen o a donde van, no, probablemente no, un vistazo en el periodico y pasamos de página.
    Eso es pasamos de página, tenemos problemas más importantes en los que pensar y ya están otros para que se encarguen de eso.
    Y que podría hacer por ellos? se preguntó alguien alguna vez, hacerme voluntaria, escribir en un foro un bonito texto o enfadarme con los politicos. No lo se, que hariais? y para que? la gente sigue queriendo vivir su vida lo mejor posible sin importarle el vecino nada mas que al que puede envidiar.
    Esto es un discurso bastante pesimista pero creo que es como piensan millones de personas a cerca del tema. Por suerte hay gente que no piensa así y que cree que otra realidad es posible solo hacen falta ganas….

     
  18. Gerardo

    21 noviembre 2008 at 3:26 pm

    Tienes razón, Lucía. Dejemos ya a Enrique. Pongámonos contigo. Has abierto otro debate, igual o más interesante.

    Ilustranos con aquellas acciones que, desde tu entender, tendríamos que llevar a cabo para palpar esa otra realidad de la que hablas. Esa que tú también ves como posible.

     
  19. Lucia

    21 noviembre 2008 at 9:34 pm

    ….ganas….ganas de conocer otros puntos de vista, ganas de mirarse el corazón a ver lo que siente, ganas de preocuparse por los demás, ganas de enfadarse ante las injusticias, ganas de reir cuando consigues cosas, ganas de intentar al menos hacer el esfuerzo…

     
  20. Trini

    22 noviembre 2008 at 9:23 pm

    Lucia tiene mucha razón, no es suficiente conformarse con compadecerse, con criticar a los que piensan como Enrique, o hablar de inmigrantes como un problema que nos preocupa sobre el que no podemos incidir. Hablas de ganas, y con ganas de hacer algo hay muchas personas, algunas no saben de que forma pueden ayudar a mejorar y cambiar esta lamentable situación. Se puede cooperar de muchas formas, directas o indirectas. A mi me gustaria que estuviese en mi mano hacer algo que tuviese una repercusión inmediata que ayudase a cambiar de un dia para otro esta situación. Pienso a menudo en ello, conozco a muchas personas preocupadas, entregadas de alguna forma a luchar por ellos, por los de la manta roja, pero sus esfuerzos no mejoran la situación lo que todos y todas quisieramos. Pero también es injusto pensar que a la mayoria le faltan ganas, porque yo creo que personas que piensan como Enrique, hay menos que de las que piensan como tú. Me alegra que el articulo “Los vi llegar” de Juanjo haya dado para estar hablando de este problema tantos dias.

     
  21. Trini

    22 noviembre 2008 at 9:25 pm

    Lucia tiene mucha razón, no es suficiente conformarse con compadecerse, con criticar a los que piensan como Enrique, o hablar de inmigrantes como un problema que nos preocupa sobre el que no podemos incidir. Hablas de ganas, y con ganas de hacer algo hay muchas personas, algunas no saben de que forma pueden ayudar a mejorar y cambiar esta lamentable situación. Se puede cooperar de muchas formas, directas o indirectas. A mi me gustaria que estuviese en mi mano hacer algo que tuviese una repercusión inmediata que ayudase a cambiar de un dia para otro esta situación. Pienso a menudo en ello, conozco a muchas personas preocupadas, entregadas de alguna forma a luchar por ellos, por los de la manta roja, pero sus esfuerzos no mejoran la situación lo que todos y todas quisieramos. Pero también es injusto pensar que a la mayoria le faltan ganas, porque yo creo que personas que piensan como Enrique, hay menos que de las que piensan como tú. Me alegra que el articulo “Los vi llegar” de Juanjo haya dado para estar hablando de este problema tantos dias.

     
  22. javico

    23 noviembre 2008 at 3:21 am

    En el mar se quedan muchos sueños
    que otros hombres quieren parar
    que con su mismo deseo los paran
    los hacen caer por la borda
    de las delgadas maderas soñadoras
    que flotan hacia la joya
    la rijana o el cañon

    Así Pues
    tu opinión
    No es inocente Enrique
    tu opinión mata
    ahoga
    literalmente.

    Tú creces con tu grano
    la muralla de frio vano
    que les impide llegar
    tú como tantos que no sienten
    que no somos raza sino especie
    que nos puede matar la nacionalidad
    como el fuego de una llama
    como una insignificante bala.

    Por eso
    cuando hables en voz alta Enrique
    te ruego amigo
    paisano
    que la piedad que todos llevamos
    marque tus palabras y tus actos
    pues si no crece la muralla que ellos han de saltar

    Nosotros tambien habremos de soñar
    pues con el tiempo se nos olvida
    dejamos de pensar en la justicia
    cuando aprieta la vida

    ¿Y el objetivo final?
    ¿Donde queda?
    ¿De verdad tu vida tiene sentido
    sin pensar de forma global?

    Antes o despues los humanos
    conseguiremos organizarnos
    y aquellos que pensaron
    que nunca jamás podriamos
    caminar juntos de la mano
    Se dirán:
    ¿Por qué no apoye en su momento?
    ¿Por qué me opuse a la inercia de los tiempos?
    ¿Por qué me rendí a la vida?

    Enrique sé optimista
    de la forma más inocente que puedas
    busca conseguir lo mejor de ti
    entrégalo a tu alrededor y espera
    nadie te lo agradecerá
    y sin embargo el mundo será más llano
    más grande
    más HUMANO.

     
  23. Lucia

    23 noviembre 2008 at 10:26 pm

    Vamos a hablar de soluciones y para empezar una propuesta: La visibilidad. Donde están las noticias sobre estos temas?, donde las imágenes de lo que no se considera noticia? como podemos dar a conocer una realidad que es ocultada dia a dia?. Vamos a hacer un esfuerzo por sacar a la luz todas las caras de la moneda….

     
  24. javico

    24 noviembre 2008 at 12:57 am

    Desde mi punto de vista la solución radical a este problema solo se puede dar desde niveles políticos a gran escala y estos no se mueven sin el respaldo mayoritario de la opinión pública y otro ingrediente necesario “sine qua non” : la connivencia de determinados poderes fácticos como otros gobiernos con intereses en los territorios en discordia y los capitales inversores internacionales otro tanto interesados.

    Aun así, es cierto que aquí, a nuestra puerta, arrivan personas que ya se cuentan por miles, decenas de miles o quizá ya cientos de miles.

    A no ser que se responda a sus necesidades desde nuevas asociaciones o desde las ya formadas que luchen en favor de su causa(que las hay, todos lo sabemos) , las acciones individuales que se planteen se reducen al buen trato en la relación personal. A la hospitalidad y no mucho más.

    Por tanto, las soluciones que podemos aportar vienen condicionadas por la participación en dichas asociaciones. El partido socialista puede ser una buena plataforma.

    Uno de los principales problemas que tiene un emigrante a mi juicio es que no conoce gente autoctona. Hay muchos de ellos que si tuviesen relaciones personales con españoles no tendrían dificultades en adaptarse al mundo laboral (no en este tiempo de crisis en el cual es dificil la incorporación hasta para los españoles) pues su capacidad de trabajo es tanta como la de un españolito de a pié para puestos no cualificados.

    Por tanto una de las actividades que se podrían promover son aquellas en las que se fomenta la relación interpersonal simple y llana. No es dificil imaginarse ni precisa de un gran presupuesto (pues se puede autofinanciar) una fiesta organizada por inmigrantes de un país concreto al más puro estilo de su propio país, a la cual sean invitadas personas empadronadas en Motril. En esta fiesta se expondría la forma de divertirse de los procedentes de la cultura elegida para ese día. La explicación la aportarían los mismos inmigrantes. Además se llevarían a la práctica dinámicas de grupo diseñadas para que participasen en clara interrelación ambos colectivos.
    “Las ganas de pasarselo bien” es el concepto más internacional que existe. No existe una cultura en el mundo, de la cual yo tenga noticias, a la que no le guste reirse.

    Se que esto no es la solución a todos los problemas que surgen a causa de la inmigración en esta ciudad pero me parece un buen principio. Cuando menos sería un deshaogo puntual, que no inutil, para las vidas de aquellos inmigrantes que participasen.

    Además tenemos en Motril un escenario perfecto para el acto: El parque de los pueblos…(que pena que se limite a los …) de América.

    Ahí va una propuesta. A lo mejor haciendo una lluvia de ideas llegamos a buen puerto y hacemos que el nuestro sea uno de los mejores para los inmigrantes.

    Un saludo compañeros.

     
  25. Enrique

    24 noviembre 2008 at 2:04 pm

    Madre mía! Desde el sitio donde me dejan conectarme no permiten que miremos páginas no relacionadas con la búsqueda de empleo. Pero merece la pena pa veros a todos vosotros diciendo lo que decís.

    No se de donde habeis salido pero os voy a presentar al cura de mi parroquia pa que os invite a dar misa con él. Seguro que podeis cantar canciones juntos y dar clases de catecismo a los niños.

    Resulta que ahora os habeis propuesto jugar al corro de la patata pa ver quien es el más bueno. Que si poemas, que si fiestas…Vale, muy bien. La verdad es que a mi me hubiera gustado que me trataran asi. Pero yo me sigo preguntando que qué leches hacéis por y para los que estamos aquí.

     
  26. Enrique

    24 noviembre 2008 at 2:15 pm

    Joder, que no había leido todo. Pero que leches de ganas de reirme ni de na voy a tener, pero como voy a ser más humano de lo que soy. Si tu no tienes para comer, si te quedan dos días para estar en la calle tirado, si no sabes que hacer. Pues claro que tengo que ser egoista. Pues claro que no quiero que si hay dos trabajos se los den a otros. A saber lo que en esa situación haceis vosotros.

     
  27. lucia

    24 noviembre 2008 at 3:53 pm

    Vale ahora según Enrique tenemos dos soluciones: 1. hacerle caso al cura de su parroquia y aceptar el principio de : ayudar al prójimo ó 2. que todo el mundo se mire su ombligo. con cual te quedas?

     
  28. javico

    24 noviembre 2008 at 4:16 pm

    Tu postura, amigo es la del avestruz. Aunque ves un problema que con el tiempo puede llevarte al odio y a la violencia prefieres volver la cara hacia otro lado. Más concretamente hacia tu ombligo porque a más de un metro no ves claro. no te alcanza la vista más allá y por eso vas al dia a dia. No tienes visión global y eso te pierde. Conocer el mundo en que te mueves es importante pero a veces es más importannte imaginarte el mundo en el que quieres estar para seguir tu camino y elegir lo más conveniente para llegar.

    Ah, por favor, cuando escribas haz el favor de poner argumentos encima de la mesa. Tus insultos y tus criticas no las entiendo. No te he visto aun ninguna solución a ningún problema en tu discurso.

    ¿Cuales son los puntos clave del fenómeno de la inmigración?

    ¿Qué propones para solucionarlos?

    Se claro, propón.
    ¿Que harías si tuvieses el poder de actuar con todos los recursos que existen?

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: